Desde hace un tiempo que escuchamos hablar sobre la importancia de alcanzar la felicidad laboral y muchos incrédulos se preguntan si esto será posible de obtener. Lo cierto es que cada día son más las empresas privadas, instituciones públicas y otras organizaciones que están comprendiendo que el trabajo no debe ser sinónimo de sacrificio y sufrimiento.

Pasamos tantas horas en nuestros espacios laborales, que es necesario que éstos sean agradables, que tengamos desafíos profesionales, que logremos trabajar en equipo, que seamos más felices ¿Es posible lograrlo? Sí y es sumamente necesario. Es una realidad que cobra cada vez más fuerza.

Compartimos aquí algunas ideas para que analices en qué etapa se encuentra tu organización y para que observes si sus colaboradores están alegres, tranquilos, plenos.

Acciones que promueven la felicidad laboral:

1. Lugar y ambiente de trabajo: Es relevante que las organizaciones ofrezcan a sus colaboradores entornos laborales que tengan una infraestructura cómoda y grata que permita generar un buen clima laboral. La tendencia es a construir espacios bellos, armónicos, más horizontales, que transmitan y expresen los valores más profundos de la marca. También es necesario cuidar las relaciones entre compañeros, una buena convivencia es clave para obtener el anhelado bienestar.

2. Balance vida y trabajo: Ya pasaron los tiempos en que se vivía para trabajar. Hoy las personas buscan equilibrar su mundo personal con el profesional, razón por la cual se privilegian aquellas organizaciones que tienen una mayor flexibilidad para apoyar el desarrollo de la persona en su conjunto: horarios que se respetan (en especial los de salida), opciones para alimentarse de forma saludable en la oficina, posibilidad de participar en cursos y otras actividades extra programáticas, tomar descansos y vacaciones que le permitan al colaborador disfrutar y sentirse contento con su familia y amistades.

[bctt tweet=”Ser reconocidos verbalmente produce alegría y satisfacción, lo que incrementa la felicidad laboral” via=”no”]

3. Inclusión de la familia en el trabajo: Ser madre y trabajar no es una tarea fácil, ya que el sistema actual es a veces muy exigente e inflexible con las nuevas responsabilidades que tienen estas mujeres profesionales. La tendencia hoy es a construir organizaciones más comprensivas a este respecto. Y se comienzan a aceptar ideas diferentes en pos de la tan anhelada conciliación familiar, permitiendo incluso que los hijos acompañen a sus madres al trabajo. Esto otorga tranquilidad y una sensación de felicidad enorme para las mujeres profesionales y a la larga a la familia en su conjunto.

4. Acceso a información estratégica: Compartir con el equipo lo que la organización está haciendo, los planes que tiene a futuro y el lugar al cual se pretende llegar en conjunto, son claves para obtener un mayor compromiso. Somos personas que vivimos en sociedad y a la mayoría nos encanta conversar, aprender de los demás, ser escuchados y considerados. Una forma de respetar a ese otro es hacerlos cómplices de forma positiva de los próximos pasos que se van a dar organizacionalmente. Es así como un profesional se va a sentir más feliz con la institución o empresa al estar implicado, al estar informado.

[bctt tweet=”Un profesional se siente más feliz con la empresa al estar implicado e informado.”]

5. Reconocimiento: Dar las gracias, enfatizar lo positivo y reconocer a través de gestos y felicitaciones privadas y públicas constituyen uno de los aspectos que no pasan de moda y que como seres humanos necesitamos para continuar con fuerza y energía en nuestros trabajos. El ser reconocidos verbalmente, por ejemplo, produce alegría y satisfacción, lo que incrementa la felicidad laboral. En el papel parece sencillo hacerlo, agradecer el buen desempeño, un actuar ético, el esfuerzo y la innovación. Sin embargo, en la práctica es difícil de implementar y quienes trabajan a cargo de personas se acostumbran a pasar por alto los rendimientos destacados, las buenas ideas, el actuar correcto. El reto de las organizaciones es instaurar una cultura de reconocimiento en varios niveles, tanto desde las jefaturas como entre pares, que pueda ser comunicado de forma permanente y constante hasta transformarse en un buen y saludable hábito.

6. Nuevos desafíos y proyecciones: Mantenerse por años en el mismo cargo y realizando tareas similares produce estancamiento y la sensación de estar aburridos. Las personas necesitamos vivir cada cierto tiempo la aventura de asumir desafíos novedosos, que nos inciten a crecer, a aprender más, a investigar, a desarrollar otras habilidades. Por ello, es muy importante crear un sistema que considere el desarrollo de la carrera profesional para ofrecer las posibilidades de evolucionar en lo laboral y así sentirse seguro, contento y vivo.

[mailmunch-form id=”241307″]